El Real Madrid saca músculo frente al CSKA de Moscú

Tras un mes de diciembre complicado, el Real Madrid ha iniciado el 2017 con una victoria de mérito. A Madrid llegaba el actual líder de la competición europea, el CSKA de Moscú y su pléyade de estrellas. Una ocasión perfecta para que el estado en el que se encuentra el conjunto de Pablo Laso. ¿Quieres ver el próximo partido del Real Madrid? Vota cuál ha sido par ti el tapón de la jornada

La enfermería vacía era la primera noticia positiva de Laso, feliz por tener, por primera vez en semanas, a todos sus jugadores disponibles. De esas ausencias, la que más daño había hecho al Madrid era la de Sergio Llull, motor principal de la alegría blanca y sustento en los momentos complicados. Ya sin vendaje en la rodilla, el balear marcó anoche el ritmo desde el principio del partido, liderando las primeras ventajas del Real Madrid, mucho más entonado que su rival en los compases iniciales (8-2, min. 4).

Los dos últimos ‘reyes’ de Europa brindaron un gran espectáculo en el WiZink Center, donde los de Pablo Laso se reconciliaron con su afición tras sus últimas discretas actuaciones a domicilio para empezar la segunda vuelta de la competición con triunfo y cerca del líder.

Llull, con 24 puntos, cinco de ellos en los momentos claves, y Maciulis, con 20 y 4/6 en el triple, fueron claves en el entramado ofensivo de un equipo que, sin embargo, labró su triunfo en la gran defensa del cuarto final donde dejó en 15 puntos y sin anotar en los últimos cuatro minutos a un CSKA donde ni Milos Teodosic ni Nando de Colo estuvieron a su mejor nivel.

El Real Madrid lo tuvo claro desde el salto inicial y apostó por un ritmo alto. Así fue capaz de endosar un parcial de 8-0 a su rival (8-2), lo que provocó la llamada a filas de Dimitrios Itoudis y la entrada de Milos Teodosic, que tranquilizó la situación en ataque y el actual campeón respondió también con dureza defensiva en su aro, avalado por su imponente físico.

Un triple de Llull mantuvo por delante al conjunto madridista (21-14), pero el tramo final fue del CSKA, que aprovechó la falta de acierto local en el lanzamiento (5/11) para voltear al marcador con un 2-10 de parcial (23-24).

El equipo ruso continuó llevando la iniciativa en el marcador gracias en buena medida a la aparición de Nando de Colo, pero el Real Madrid no se desconectó del partido. Encontró el acierto desde la línea del triple y con una de sus ‘armas’ favoritas intentó otra escapada.

El trabajo de Maciulis (14 puntos) y Ayón (11), y los relampagueantes destellos de Llull provocaron un nuevo estirón (50-42). El CSKA también encajó ese golpe y pese a que no halló el camino desde más allá de la línea de 6,75, dos polémicas decisiones arbitrales, le permitieron seguir dentro de un choque de tinte ofensivo (50-46).

Llull da fuerzas a la defensa

La reanudación, que se retrasó varios minutos por un problema en el reloj de posesión, mantuvo el dominio inicial del equipo de Pablo Laso, pero en cuanto este no continuaba el ritmo anotador, los visitantes encontraban algún argumento para no irse.

Khryapa y los primeros triples del actual campeón fueron en ese momento los encargados de frenar la buena salida blanca, con tiros lejanos y ya casi habituales de Llull. Sin embargo, el partido se endurecía bajo los aros y el Real Madrid tenía los problemas de faltas de Ayón (3) y Reyes (4). Los de Itoudis apretaron aún más atrás, pero buenos minutos de un Randolph en busca de su nivel de antaño dejaron a los locales por delante para los diez minutos finales (74-70).

El equipo madridista volvió a intentar romper el partido y amagó con hacerlo desde el triple. Los aciertos de Maciulis y Doncic pusieron un esperanzador 84-76 y el Real Madrid tuvo bola para lograr la siempre psicológica decena de renta, pero falló y el CSKA, una vez más, halló el camino para entrar en los minutos claves con las opciones intactas (87-85, min.37).

Entonces apareció Llull, que con un gran ‘2+1’ dio renovadas energías a los suyos que se fajaron atrás para cortocircuitar definitivamente a su rival, negado desde que se acercase por última vez y desangrado en el rebote (18 capturas ofensivas madridistas). El base arrolló a un errático Teodosic y acabó con la férrea resistencia moscovita para asegurar también el ‘basket average’ y mantenerse en el grupo de cabeza.

FICHA TÉCNICA.

–RESULTADO: REAL MADRID, 95 – CSKA MOSCÚ, 85 (50-46, al descanso).

–EQUIPOS:

REAL MADRID: Llull (24), Taylor (-), Maciulis (20), Reyes (6) y Ayón (14) –cinco inicial– Randolph (14), Doncic (9), Carroll (-), Rudy Fernández (1), Hunter (4) y Thompkins (3).

CSKA MOSCÚ: Jackson (5), De Colo (18), Hines (8), Khryapa (7) y Kurbanov (7) –cinco inicial– Teodosic (13), Fridzon (2), Antonov (-), Vorontsevich (3), Higgins (8), Kulagin (6) y Augustine (8).

–PARCIALES: 23-24, 27-22, 24-24 y 21-15.

–ÁRBITROS: Radovic (CRO), Jovcic (SRB) y Pastusiak (POL). Sin eliminados.

–PABELLÓN: WiZink Center.

0 Me gusta
0 No me gusta

Deja un comentario

Su email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *